fbpx

El TS equipara la separación de hecho a la legal a víctimas violencia de género para acceder a la prestación en favor de familiares

La Sala de lo Social del Tribunal Supremo (TS) ha dictado una reciente sentencia en la que aplica la perspectiva de género y establece que se cumple el requisito de separación legal o divorcio para cobrar la prestación en favor de familiares en aquellos casos en los que haya una previa separación de hecho consecuencia de la violencia de género ejercida por el esposo.

 

Es la número 419/2023, de 13 de junio, que firman los magistrados Antonio V. Sempere Navarro (presidente), Sebastián Moralo Gallego (ponente), Concepción Rosario Ureste García e Ignacio Garcia-Perrote Escartín.

 

En ella, el Supremo reconoce el derecho a cobrar esta prestación a una mujer que en la fecha del fallecimiento de su padre, en 2014, estaba legalmente casada, aunque se encontraba separada de hecho de su esposo tras haber sido condenado él meses antes por un delito de violencia de género. La sentencia de divorcio se dictó en 2015.

 

Al morir su padre, la mujer, que entonces tenía 52 años, solicitó esta prestación que se concede a aquellos familiares que hayan convivido y dependido económicamente de la persona fallecida y reúnan los requisitos exigidos. Su solicitud fue rechazada por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) en una resolución en la que establecía como causa de su denegación la de estar legalmente casada a la fecha del hecho causante -la muerte de su padre- sin que el vínculo matrimonial estuviera disuelto por divorcio.

 

Según los hechos probados, la resolución del INSS reconocía que la mujer convivía a expensas de su padre con al menos dos años de antelación, carecía de medios propios de subsistencia y no tenía familiares con obligación legal y posibilidad de prestarle alimentos.

 

En octubre de 2018, el Juzgado de lo Social número 7 de Granada estimó la demanda presentada por la mujer contra dicha resolución administrativa, pero posteriormente, en enero de 2020, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) avaló la decisión del INSS de negarle la prestación por las razones citadas.

 

Ahora, el Supremo ha estimado el recurso de casación interpuesto por la mujer contra el fallo del TSJ, confirmando la del Juzgado de lo Social.

 

El Alto Tribunal señala que realiza una interpretación con perspectiva de género del artículo 226 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS), haciendo extensible a esta prestación el criterio acuñado respecto a las pensiones de viudedad de las parejas de hecho. Este criterio exime del requisito de convivencia cuando la ruptura de la relación obedece a que la mujer ha sido víctima de este tipo de violencia, siempre que se cumplan los restantes requisitos exigidos legalmente.

 

El magistrado ponente de la sentencia, Sebastián Moralo Gallego, en su acto de toma de posesión como magistrado de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo, en enero de 2016, en el que ejerció de madrina la magistrada Lourdes Arastey.

 

Añade que “eso mismo sucede en el caso del matrimonio cuando la separación de hecho es igualmente consecuencia de una situación de violencia de género, que por ese motivo debe equipararse en estos supuestos a la de la separación legal que la norma contempla como elemento habilitante para el acceso a la prestación en favor de familiares”.

 

Asimismo, afirma que la separación de hecho se produjo en este caso con anterioridad a la fecha del hecho causante, por lo que en ese momento ya concurrían todos los requisitos legalmente exigibles para el reconocimiento de la prestación, sin que sea óbice para ello que la sentencia de divorcio hubiere recaído finalmente con posterioridad al fallecimiento del causante.

 

La sentencia reproduce los requisitos que la LGSS exige para que se pueda reconocer el derecho a esta prestación, como son haber convivido con el causante y a su cargo; ser mayores de 45 años y solteros divorciados o viudos; acreditar dedicación prolongada al cuidado del causante; y carecer de medios propios de vida.

 

A efectos de estas prestaciones, explica que la ley señala que quienes estén en situación legal de separación tendrán, respecto de sus ascendientes o descendientes, los mismos derechos que los que les corresponderían de estar disuelto su matrimonio.

 

En aplicación de su doctrina, el Supremo indica que en el caso examinado no se cumplirían los requisitos exigidos por la ley para cobrar esta prestación, puesto que la situación de separación de hecho no es equiparable a la separación legal o divorcio.

 

Sin embargo, aclara que concurre el “relevante dato” de que la mujer estaba separada de hecho antes del hecho causante de la prestación por haber sido víctima de violencia de género, como lo evidencia la condena a su cónyuge como autor de un delito de esa naturaleza.

Más artículos jurídicos

(SOLICITAR CONSULTA)

Estaremos encantados de ayudarle

Información de Contacto