Las sociedades extinguidas tienen capacidad para ser parte como demandadas

Las sociedades extinguidas tienen capacidad para ser parte como demandadas

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha dictado recientemente una sentencia (STS 324/2017, de 24 de mayo de 2017) que unifica la doctrina de la sala sobre la capacidad para ser parte como demandada de aquellas sociedades de capital que ya no existen jurídicamente, es decir, aquellas que están disueltas, liquidadas y canceladas en el Registro Mercantil.

La sentencia resuelve el problema planteado por la propietaria de un piso que, cinco años después de su compra, reclamó a la empresa que se lo vendió que reparase los defectos en la instalación de la terraza de la vivienda. Sin embargo, en el momento de la reclamación la sociedad demandada ya estaba disuelta, liquidada y con la escritura de extinción inscrita en el Registro.
Así, la Sala de lo Civil sostiene que la inscripción de la escritura de extinción conlleva, en principio, la pérdida de la personalidad jurídica de la sociedad, pero afirma que conserva esta personalidad frente a reclamaciones pendientes basadas en pasivos sobrevenidos.

La sentencia unifica la doctrina de la Sala, al existir sentencias con pronunciamientos contradictorios, por una parte las sentencias 979/2011 de 27 de diciembre y la 220/2013 de 20 de marzo que reconocen la capacidad para ser parte de las sociedades extinguidas por entender que pervive su personalidad jurídica, y por otra la 503/2012 de 25 de julio que considera que la cancelación de los asientos registrales señala el momento de la extinción de la personalidad social, por lo que no cabe demandar a una sociedad que carece de personalidad jurídica sin pretender al mismo tiempo que la recobre.

Ante estos pronunciamientos contradictorios, el Pleno de la Sala, en línea con lo mantenido por la Dirección General de los Registros y el Notariado, finalmente sostiene que, aunque la inscripción de la escritura de extinción y la cancelación de todos los asientos registrales de la sociedad extinguida conlleva, en principio, la pérdida de su personalidad jurídica, en cuanto que no puede operar en el mercado como tal, conserva esta personalidad respecto de las reclamaciones pendientes basadas en pasivos sobrevenidos que deberían haber formado parte de las operaciones de liquidación. Por ello, considera que a efectos relacionados con la liquidación de la sociedad, esta sigue teniendo personalidad, y por ello capacidad para ser parte demandada.

Y concluye que, a los meros efectos de completar las operaciones de liquidación, está latente la personalidad de la sociedad, quien tendrá capacidad para ser parte como demandada, y podrá estar representada por la liquidadora, en cuanto que la reclamación guarda relación con labores de liquidación que se advierte están pendientes.

«Dicho de otro modo, a estos meros efectos de completar las operaciones de liquidación, está latente la personalidad de la sociedad, quien tendrá capacidad para ser parte como demandada, y podrá estar representada por la liquidadora, en cuanto que la reclamación guarda relación con labores de liquidación que se advierte están pendientes. Además, el art. 400 LSC atribuye esta representación a los (antiguos) liquidadores para la formalización de actos jurídicos en nombre de la sociedad, tras su cancelación. De ahí que ratifiquemos la posición contenida en las sentencias de esta sala de 979/2011, de 27 de diciembre, y 220/2013, de 20 de marzo, y entendamos que la sociedad demandada gozaba de capacidad para ser parte en este concreto pleito, en el que se reclama la reparación del perjuicio sufrido por un cumplimiento defectuoso de las obligaciones contractuales asumidas por la sociedad frente a la demandante.»

Planteada así la cuestión surge una duda: si los socios responden solidariamente ¿por qué demandar a la sociedad ya extinguida?

El criterio seguido por el tribunal es que no debe privarse a los acreedores de la posibilidad de dirigirse directamente contra la sociedad, bajo la representación de su liquidador, para reclamar judicialmente el crédito.

Según señala la Sala, es cierto que la actual Ley de Sociedades de Capital, en su art. 399, prevé la responsabilidad solidaria de los antiguos socios respecto de las deudas sociales no satisfechas hasta el límite de sus respectivas cuotas de liquidación, en caso de pasivos sobrevenidos.

Si bien en muchos casos, para hacer efectiva esta responsabilidad, no será necesario dirigirse contra la sociedad, «en reclamaciones como la presente, sin perjuicio de que acaben dirigiéndose frente a los socios para hacer efectiva responsabilidad solidaria hasta el límite de sus respectivas cuotas de liquidación, pueden requerir de un reconocimiento judicial del crédito, para lo cual resulte conveniente dirigir la demanda frente a la sociedad».

Continua diciendo: «en estos supuestos, en que la reclamación se basa en que el crédito reclamado debería haber formado parte de la liquidación, y que por lo tanto la practicada no es definitiva, no sólo no debemos negar la posibilidad de que pueda dirigirse la reclamación frente a la sociedad sino que, además, no debemos exigir la previa anulación de la cancelación y la reapertura formal de la liquidación».

0/5 (0 Reviews)

Más artículos jurídicos

La ley te protege si sufres un accidente fuera de tu lugar de trabajo.

El concepto legal de accidente de trabajo se define como toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecuta por cuenta ajena. No obstante hay situaciones en las que se sufren accidentes fuera del lugar de trabajo. Este es el caso del conocido “accidente de trabajo in itinere” se define como el accidente sufrido por el trabajador al ir o al volver del lugar del trabajo siempre y cuando se den ciertas circunstancias.

Fichar en el trabajo, una obligación a partir del 12 de mayo.

El Gobierno aprobó el pasado 8 de marzo el Real Decreto Ley 08/2019 de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo, que modifica el Art. 34 del Estatuto de los Trabajadores. Estableciendo la obligación a las empresas de registrar la jornada diaria laboral de cada uno de sus trabajadores.