fbpx

LA IMPORTANCIA DE REALIZAR UNA AUDITORIA LABORAL O “DUE DILLIGENCE»

Una empresa ante un cambio de titularidad o transmisión empresarial, se enfrenta ante grandes retos, en virtud de la subrogación empresarial que se produce, para lo cual tiene que hacer un análisis y estudio pormenorizado conocido legalmente como “Due Dilligence.

El instrumento de “Due Dilligence” pretende ofrecer a la Empresa Adquiriente conocer la verdadera situación de la empresa cedente, analizando diferentes áreas, como el área operativa, financiera, laboral, legal y fiscal.

En el presente artículo nos centraremos exclusivamente en el impacto que tiene la “Due Dilligence” en el análisis del área laboral.

Ante la subrogación empresarial, la empresa adquiriente, en virtud de lo establecido en el artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores, debe asumir las obligaciones que existen entre el anterior empresario y sus trabajadores, entre las que se encuentran, mantener las condiciones laborales establecidas en sus contratos de trabajos, respondiendo hasta tres años después de la fecha de transmisión empresarial, de cuantas irregularidad surjan en materia de Seguridad Social y laboral tuviera la empresa cedente.

En virtud de la citada responsabilidad, la cual se extiende entre empresa cedente y adquiriente a lo largo de 3 años, la empresa cuyo propósito sea la de adquirir otra firma, debe tener conocimiento exhaustivo de la verdadera situación empresarial de la empresa cedente, realizando para ello una auditoria laboral de las obligaciones mantenidas por la misma, a través del instrumento jurídico “Due Dilligence”

La “Due Dilligence” se centrará en las relaciones laborales de la Mercantil cedente con sus trabajadores, representantes laborales, así como con la Seguridad Social, analizando para ello a modo ilustrativo los siguientes elementos:

– Contratos de trabajo suscritos con los trabajadores

– Convenio Colectivo de aplicación

– Acuerdos individuales y/o colectivos con los trabajadores

– Política retributiva y condiciones salariales

– Grado de conflictividad

– Procedimientos judiciales abiertos, finalizados o previsibles en materia laboral y de la Seguridad Social, entre los que podemos encontrar, procedimiento de Ceses y Despidos en General; Procedimientos Ordinarios de Reclamación de Cantidades, de Clasificación Profesional, Vacaciones, entre otros…

– Relación con Representantes de los Trabajadores, en el caso de que los hubiera

– Obligaciones pendientes con la Seguridad Social

– Derechos devengados a los que pudiera tener derecho la empresa cedente en materia laboral

– Plan de prevención de riesgos laborales asumidos por la empresa o por servicio de prevención ajeno

– Acuerdos de pensiones con los trabajadores

Finalizada la auditoria laboral o “Due Dilligence”, se elabora un informe con los puntos de afectación laboral en la empresa, donde se establece de forma clara y precisa unas conclusiones que ayudarán a la empresa adquiriente a tomar la mejor decisión sobre la subrogación empresarial.

 

 

Más artículos jurídicos

(SOLICITAR CONSULTA)

Estaremos encantados de ayudarle

Información de Contacto